Archivo de la categoría ‘Qué es el Mutismo Selectivo’

Mitos Más Comunes Respecto al Mutismo Selectivo II

Mito #6 - El mutismo selectivo es solamente timidez excesiva, la mayoría de niños pronto se repondrán de éste.

La timidez no paraliza a la persona, sin embargo el mutismo selectivo sí lo hace. La imposibilidad de hablar debido a la gran ansiedad cuando el habla es más necesaria crea significativas dificultades de desenvolverse bien y socializar en la escuela y otros ámbitos sociales donde se expecta que el niño hable. De allí la necesidad de contemplarse un apoyo adecuado para el niño, donde la reducida auto-estima se presenta por la frustración y el mal temperamento de adultos como profesores, compañeros de escuela y demás personas. 

Es fundamental tener en cuenta la necesidad de un apoyo adulto y sensible con el fin de promover la autoestima y desenvolvimiento del niño, para que pueda vencer esta limitación y no desarrollar otro problema de ansiedad más luego. La necesidad de identificar el mutismo selectivo y de no confundirlo con extrema timidez es esencial para que el niño reciba el apoyo necesario.

Una de las más grandes frustraciones de los padres de niños con mutismo selectivo es el que si buscan consejo del pediatra o del profesional de la salud mental para un niño pequeño que no habla fuera de casa, se les es habitualmente dicho que su niño es tan solo tímido, y cuando comienza la etapa de asistir al jardín, son informados por empleados de la escuela que el niño está severamente perturbado y que necesita ayuda psicológica.

Mito #7 - Los adultos que trabajan con niños con mutismo selectivo deben hacerles saber a los niños que existe una fuerte expectativa para que hablen.

La expectativa del hablar es un detonante de ansiedad severa y paralizante para todo niño con mutismo selectivo. En lugar de apegarse a la noción simplista según la cual el mutismo selectivo se detendrá cuando los refuerzos sean eliminados, profesores, padres y terapeutas deben entender que estos niños necesitan apoyo para reducir la ansiedad, como también instrucción en como reconocer y enfrentar sus emociones de ansiedad antes de que cualquier objetivo relacionado al habla les sea definido. El permitir a los niños el comunicarse no-verbalmente no prolonga el mutismo y si más bien realmente sirve para aumentar el nivel de comodidad y tranquilidad del niño (como permite al niño el tener sus necesidades básicas satisfechas durante el periodo previo al que sean capaces de hablar). Debería tenerse presente que muchos niños con mutismo selectivo no necesitan motivación externa para hablar; ellos simplemente precisan apoyo, y actitudes de aliento en general de tal forma que puedan descubrir que pueden comenzar a hablar en situaciones donde previamente se sentían paralizados por la ansiedad.  

Mito #8 - El mutismo selectivo es una forma de autismo o se encuentra dentro del espectro clínico del autismo.

Aunque el manual diagnóstico usado por los profesionales de la salud mental (DSMIV) específicamente descarta un diagnóstico de autismo, aun aparentemente existe gran confusión al respecto motivada por la ignorancia en este caso particular.

El aspecto más obviamente diferenciador del mutismo selectivo es la selectividad; aunque niños con autismo puedan presentar síntomas de mutismo, la conducta no es variable con las situaciones. ambiente o audiencia. Una de las mejores formas para que los profesionales de la salud mental descarten la presencia de autismo es el observar una grabación de video del niño en su ambiente familiar y confortable (usualmente en casa). La mayoría de los padres saben que los niños con mutismo selectivo les gusta mucho hablar y de forma muy animada cuando están en casa, y si doctores y profesores pueden observar esa conducta quedará claro que el niño no es autista.        

Otro factor que crea confusión es el hecho que este manual -DSMIV- en su descripción del mutismo selectivo no lista algunas de las conductas asociadas, como el verse “sin expresión”, falta de contacto visual y otras posturas corporales que son frecuentemente vistas cuando niños con mutismo selectivo están ansiosos.  

Mito #9 -  Niños con mutismo selectivo tienden a presentar una inteligencia menor a la promedio

Este pre-juicio es probablemente debido a la dificultad que los educadores tienen al evaluar las habilidades de los niños con mutismo selectivo a través de métodos verbales tradicionales. Métodos alternativos de evaluación y el uso de herramientas como del grabador de audio-video usualmente permiten una evaluación más exacta de estos niños.

Está en vías de investigación lo que la mayoría de profesionales que trabajan apoyando a grandes poblaciones de niños con mutismo selectivo creen, que ellos tienden a estar por encima del promedio de inteligencia, y que muchos de ellos están dotados de talentos especiales.

Mito #10 -  Niños con mutismo selectivo suelen no desenvolverse bien en el aula típica de clases y frecuentemente no deberían ser promovidos al año siguiente de educación porque no están hablando.

A no ser que otros factores estén presentes, la mayoría de niños con mutismo selectivo se desenvuelven muy bien en el ambiente regular de clases, en tanto no haya la presión para hablar.  Aquello extra que es necesario para apoyarlos es mínimo y debería ser posible en prácticamente toda escuela. Cuando la verbalización es requerida, a los niños con mutismo selectivo se les debe permitir usar métodos alternativos para completar asignaciones, comunicación no-verbal cuanto sea necesario y otros medios como grabaciones hechas en casa o presentando asignaciones orales individualmente con la maestra o dentro de un pequeño grupo solo cuando sea posible según el avance específico de cada niño. 

La inhabilidad de hablar en la escuela no debería de afectar las calificaciones ni causar retraso académico alguno. En países del primer mundo está regulado el respeto y apoyo ético y competente a este respecto en el ámbito educacional.

Entendiendo el Mutismo Selectivo

Maestros tienen el deber y la responsabilidad de liderar este apoyo sabio como el guiar a colegas y demás alumnos para apoyar al niño en lo posible, evitando cualquier estigmatización o trauma producto del rechazo por incomprensión, miedo o ignorancia.

Es fundamental recalcar que el niño no elige quedarse callado en ciertas ocasiones mas que se siente forzado a ello por la extrema ansiedad que experimenta a pesar de su voluntad y deseo de hablar e interactuar, lo es así por la naturaleza involuntaria de este problema.

La incidencia de este problema es de entre 1 a 7 por cada mil niños

Algunas de las características típicas de este problema son los siguientes:

•    Dificultad para mantener contacto visual.

•    Evitación de sonreír y expresar emociones facialmente.

•    El mantenerse quietos físicamente.

•    Mayor ansiedad cuando se da el caso que el uso del habla es esperada por los demás, como en     respuesta a preguntas simples, saludos, etc.

•    Tendencia a preocuparse por las cosas mucho más que el común de la gente.

•    Mayor sensibilidad respecto a la bulla, sonidos extraños o aglomeraciones de gente.

•    Dificultad con la expresión verbal y no verbal cuando en situaciones sociales experimentadas     como inseguras-estresantes.

•    A veces miedo de usar baños públicos.

•    Mayor apego que el mostrado por los demás niños.

Es esencial una actitud asertiva con el fin de promover la disminución de los niveles de ansiedad, la auto-confianza y sentido de seguridad en el niño, lo cual no se logra tampoco con engreimiento o permisividad mas si con afecto y disciplina sabios como con cualquier otro niño, solo que en este caso, considerando los retos y dificultades que el niño experimenta.

No se debe desistir de estimular la interacción verbal y el interactuar del niño, mas de forma alguna se lo debe hacer a través de presión, actitudes rígidas no comprensivas, ni del crear sentimientos de culpa por una actitud crítica o evasiva hacia el niño.

El tratar de forzar al niño a hablar tan solo aumentará su ansiedad empeorando su dificultad para integrarse y comunicarse. Es fundamental que lo que muchas veces es percibido como una actitud ruda y de no buena educación del niño al no hablar o contestar, sea comprendido más bien como la consecuencia de esta dificultad involuntaria que experimenta el niño a pesar de su deseo por comunicarse e interactuar.

Constante estimulación en el hogar cuanto sea necesario y posible como en la escuela es lo ideal, gradualmente motivando al niño a que participe y se comunique. Logrando la confianza y el aprecio del niño, éste sentirá menos imposibilidad de expresarse de forma no-verbal y gradualmente incluso de forma verbal aunque limitadamente. Es un proceso que lleva tiempo, para lo cual no hay parámetros establecidos, como también es cierto que su mejoría no se da por sí misma con el tiempo, mas solamente con el apoyo sabios de forma consistente y afectuosa de aquellos con los que el niño se relaciona.

Niños que Sufren en Silencio

Hablamos de “Mutismo Selectivo” cuando un niño evita la interacción a través del lenguaje hablado o del compartir de algunas actividades sociales no familiares-seguras para él en distintos contextos, debido a experimentar gran ansiedad por ello, mas que posee normal desarrollo y madurez de sus habilidades de lenguaje y aprendizaje, las cuales se hacen evidentes en ambientes donde el niño se siente cómodo y seguro de su entorno y de aquellos con los que comparte, comúnmente los padres, hermanos y familiares con gran cercanía al niño.

A esta limitación de comunicarse y según circunstancias, de participar socialmente por excesivo temor-ansiedad en diversos contextos sociales se le conoce como Mutismo Selectivo, justamente por caracterizarse por la ausencia del habla en tales situaciones con respecto a aquellas personas que no sean de entera confianza e intimidad del niño. Cuando se dé que se establezca una relación de confianza y familiaridad-simpatía del niño con estas personas, como otros niños compañeros de escuela, maestras, otros familiares, el niño interactuará y se comunicará de forma cada vez menos “tímida” mas sin hacer uso del lenguaje hablado.

Las razones por las que el mutismo selectivo se presenta en los niños es aún desconocida, aunque se sabe que genéticamente se heredan rasgos temperamentales de padres y ancestros que siendo relacionados a la timidez, introversión o ansiedad pueden promover la aparición de esta limitación en el niño. Más allá de lo anterior se desconoce lo que lo crea y se lo clasifica como un problema de ansiedad que inhibe el lenguaje hablado, esto es, el niño no deja de usar el habla por elección propia, rebeldía o incapacidad alguna para hablar, mas sí por una intensa ansiedad que bloquea esta habilidad.

Justamente por ser la ansiedad la fuente y combustible de esta dificultad, cualquier situación-actitud ansiógena, estresante o agresiva no hará sino empeorar el cómo se siente el niño y su habilidad para lidiar con dicha presión que implica cualquier situación social. Siendo así, el ser paciente, respetuoso, comprensivo, empático y el mantener una actitud de apoyo es siempre la mejor manera de apoyar al niño sin alienarlo, de apoyar su inclusión y adaptación al entorno social del cual comparte a plenitud aunque sin el uso del lenguaje hablado, respetando y apoyándolo su individualidad, lo cual será así mismo la mejor forma de estimular su tranquilidad, confianza y sentido de seguridad, pues es en base a éstas que el niño logrará reducir y vencer gradualmente la ansiedad y así implementar el uso del habla como medio de relacionarse en un futuro.

Idiomas
Entrar



Bienvenido!

Sea bienvenido a la página web del Instituto del Mutismo Selectivo. Siéntase libre de explorar los contenidos y disfrutar la navegación en tanto conoce y comprende mejor acerca del Mutismo Selectivo y del cómo apoyar a aquellos que experimentan esta condición. Recuerde volver con regularidad para ponerse al tanto de nuevos artículos como de invitar a sus amigos también a hacerlo y así poder difundir la consciencia y comprensión de esta condición que afecta a tantos niños y adultos en todo el mundo. Gracias!

Mutismo Selectivo – Videos

Quien está conectado

4 visitantes conectados ahora
4 visitantes, 0 miembros